NutriScore, el nuevo etiquetado nutricional frontal

Coincidiendo con el día mundial de la obesidad, el pasado 12 de noviembre, la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, anunció la futura implantación del Etiquetado Nutricional Frontal NutriScore en España, que servirá de referencia de la calidad nutricional de los alimentos y bebidas.

Durante el anuncio indicó que se va a hacer siguiendo las recomendaciones de diversas sociedades científicas, la Organización Mundial de la Salud y la Unión Europea y será de obligado cumplimiento en aproximadamente un año.

A las pocas horas ya había miles de comentarios a favor y en contra en las redes sociales, pero ¿realmente sabes en qué consiste? A continuación he tratado de resumir los aspectos clave de este nuevo etiquetado nutricional para solucionar todas tus dudas.

¿Qué es NutriScore? Es una herramienta de etiquetado frontal, llamado también logotipo 5 colores o 5C, porque consiste en un logotipo de 5 colores asociados a letras para 5 niveles de calidad nutricional, desde el verde oscuro (letra A), asociado a los productos supuestamente más saludables, hasta el naranja oscuro/rojo (letra E), para los productos menos saludables.  Es importante destacar que no es aplicable a alimentos frescos ni a aditivos, edulcorantes, especias, sal, hierbas, etc.

nutriscore

¿Somos los primeros? No ¡qué va! ya ha sido instaurado en Francia hace seis meses y está  pendiente de introducirse en Bélgica y Portugal.

El cálculo  se hace en base a…

El sistema se basa en la atribución de puntos en función de la composición nutricional por 100g de producto. Se tienen en cuenta los elementos considerados como “desfavorables” desde el punto de vista nutricional, que corresponden a calorías, azúcares simples, ácidos grasos saturados y sodio (sodio=sal/2,5) los cuales suman puntos y los elementos considerados como “favorables” como proteínas, fibras y porcentaje de frutas, verduras, leguminosas y frutas oleaginosas que restan puntos.  La puntuación permite, clasificar los alimentos en 5 niveles de calidad nutricional, a mayor puntuación peor calidad nutricional.

El algoritmo y sus elementos de cálculo has sido validados científicamente y son universales para todos los productos alimenticios. Sin embargo, para tres grupos alimentarios (bebidas, materias grasas y quesos) fueron necesarias algunas adaptaciones a la puntuación inicial para garantizar una mejor coherencia con las recomendaciones nutricionales de salud pública.

Para mayor información sobre la metodología puedes consultar este artículo de la Revista Española de Nutrición Comunitaria donde se explica la metodología con mayor detalle. También te puedes descargar desde la web del servicio de salud francés  (donde ya ha sido implementado) el documento  “Nutri-score frequently asked questions” (2018), con respuesta a las preguntas frecuentes.

No obstante si quieres comprobar cómo sería la puntuación de NutriScore para algún producto puedes comprobarla en la siguiente página  en la que introduciendo los datos nutricionales se obtiene automáticamente su clasificación Nutriscore.

Puntos a su favor…

  • Es un avance hacia la demanda de información nutricional por parte de los consumidores.
  • Es un sistema gráfico, simple y sintético lo cual favorece que sea muy sencillo de entender y ver (que no siempre es tan fácil con el listado de ingredientes o la información nutricional de los envases).
  • En general aquellos productos con alto contenido en grasas saturadas y azúcares obtendrán una D y esto facilita al consumidor identificar los que debe evitar si quiere cuidar su salud.

Algunos puntos de controversia… Ay… ¿quién dijo que la vida fuera perfecta? Obviamente NutriScore tiene varias limitaciones… ¡y es que las variables que contempla son muy limitadas!

Bajo mi punto de vista las principales deficiencias son que no tiene en cuenta los ingredientes, no evalúa si estos son procesados o no (y mucho menos su origen y forma de producción) y tampoco contempla si contiene edulcorantes artificiales.

Y es que cuanto más variables tenga el algoritmo más se complicaría el modelo. Pero  en la práctica lo que sucede es que puede llevar a situaciones curiosas como la que ha sido tan comentada en redes sociales respecto a que un aceite de oliva  virgen obtenga peor puntuación que una bebida de cola con edulcorantes…

¿QUÉEEE? Pues sí, como lo lees amigo lector, por eso es muy importante aprender a entender este etiquetado y evitar sacar conclusiones desacertadas, porque no, el sistema no es perfecto.

Nutriscore InfografíaEntonces… ¿qué tengo que tener en cuenta para interpretarlo correctamente? Mis propuestas para minimizar los errores en su interpretación son las siguientes:

  1. La opción más saludable siempre va a ser los alimentos frescos como frutas, verduras, legumbres, frutos secos, carne, pescado, huevo, etc. Por lo tanto, no hay que caer en el error de centrar la dieta en los alimentos con símbolos verdes, si no basarla en alimentos frescos (¡sí, esos que no suelen tener etiquetas y que no deberían de tener plásticos cubriéndolos!).Yo siempre digo que los alimentos frescos deberían ser  al menos un 70% de nuestro carrito de la compra y solo debería quedar el 30% restante para productos etiquetados,  y es en esos productos donde Nutri Score nos puede ser de utilidad.
  2. El sistema es solo válido si comparamos entre alimentos de la misma categoría. Por ejemplo a la hora de escoger un chocolate, nos saldrán con mejor puntuación los que tienen por encima de 80-85% de cacao respecto a otros chocolates con leche o blancos donde la mitad puede ser azúcar. Y lo mismo sucede con el resto de categorías, en general nos ayudará a identificar las opciones mejores dentro de una categoría. Eso sí,  ¡olvídate de comparar entre aceite de oliva con con refrescos!
  3. Ojo con los alimentos que contienen edulcorantes, ya que pueden obtener una puntuación mejor que sus similares con azúcares cuando en realidad los edulcorantes no son recomendables porque nos acostumbran a sabores dulces, podrían desatar mecanismos de insulina incitando el consumo de más alimentos dulces y además pueden afectar negativamente a nuestra microbiota, tan necesaria para nuestro bienestar digestivo, físico y mental.
  4. Quizá NutriScore no sea válido para todas las categorías, ya que en algunas no tengo muy claro que vaya a ayudar a diferenciar entre las calidades, por ejemplo, parece ser que un aceite de oliva virgen extra no va a salir mejor puntuado que un aceite de oliva refinado, cuando existe evidencia sobre los beneficios del aceite de oliva virgen extra en comparación con sus homólogos refinados. Y es que no debemos de olvidar que NutriScore va a ser un elemento complementario y no sustitutivo al actual etiquetado, por tanto recomiendo siempre seguir revisando el listado de ingredientes y la información nutricional de los envases.

Mi opinión personal…. Es un paso hacia una mayor conciencia sobre la calidad nutricional, pero obviamente simplifica un tema bastante complejo y deja en el camino varios agujeros negros…

No obstante, es el principio de una realidad, los consumidores demandan más y mejor información sobre los alimentos que consumen… quizá vaya siendo hora al fin de integrar la educación alimentaria (y a los Dietistas- Nutricionistas) en colegios, centros de educación secundaria y otras instituciones y entonces así sí que ofreceríamos herramientas a la población para poder diferenciar los alimentos más saludables de los menos recomendables sin crear confusión.

 

Beatriz Dosdá

Dietista-Nutricionista y Tecnóloga de los Alimentos


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.